ser mamá

Ser mamá. Una experiencia para toda la vida.!

Ser Mamá.

Ser mamá.  Recuerda esos días en que despertabas a las 5 de la mañana. Te dabas una ducha. Desayunabas tu cereal preferido. Salías a coger el transporte para el trabajo. Algunos días resultaba muy bueno, otros no tanto.   Había días en que llegaba con prisa en el afán diario de cumplir con tus obligaciones.

Pero, de repente una señal en tu prueba de embarazo se marca roja. Vas a ser mamá!. Te llegan a la mente varias dudas. Aún así con todo y todo lo que venga.  Tienes una sonrisa en tu rostro.

Tienes cuidado con lo que comes. Cumples un estricto plan de alimentación con una voluntad que ni con la mejor dieta lo pudiste lograr. Vaya sí que empiezas a cambiar y tú interior más.

Tu embarazo avanza a la velocidad y en tu vientre empiezas a sentir las primeras pataditas. Te llenas de una fuerza interior tan grande. Ese amor que va ser tu motor para toda la vida.

Pasan 9 largos meses. Porque cada día subrayas el día. Calculas las semanas y recalculas tu fecha de parto. Sientes ansiedad por que llegue ése gran momento de tener en tus brazos a ese ser que le has dado vida.

Y aunque ya casi no puedas dormir en las noches, o duermas sentada. Aunque ya no puedas amarrar tus zapatos. No logres pasar la registradora de un bus. No te entren tus sandalias preferidas por lo bastante que han crecido tus pies.

Aunque, necesites ayuda para algunas cosas. Incluso aunque no te de la respiración en la caminata. A pesar de todo esto tu corazón está en la dulce espera. Cada día respiras con la fuerza que te da tu vientre.

Llega el gran día. El día que se ha marcado en tu calendario. El día tan esperado por ti. Por todos.

Tu bebe empieza a empujar. Entre un vaivén que se ha tornado suave y a la vez doloroso. Tu bebé realiza un trance entre la oscuridad del útero y la luz de la vida.

ser mamá

Ahora tus ojos se encuentran de frente con el amor. Tus brazos lo sostienen fuerte. Y en un llanto espontaneo anuncia su nacimiento. Su llegada. La marca de un día diferente a todos. La marca del día que diste a luz a tu hijo.

Después de esto no te reconoces en el espejo. Tu intuición de madre despierta a un 100%. Logras escuchar el llanto a kilómetros de distancia. Ese llamado de mamá a cualquier hora de la noche. Te vuelves nutricionista, medico, enfermera, psicóloga, entre otras cuantas. Empiezas a aprender cada día cosas tan simples. Cosas tan gratificantes para el alma. Esa alegría que te despierta todas las mañanas. Ese amor incalculable de pequeñeces.  Pero a la vez tan grande.

Tu vida ha cambiado, ya no es tan tuya es la NUESTRA. Ya eres MAMÁ.

Si te gustó. Califica éste Articulo

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *